Por qué nunca estuve en St Paul's Cathedral

La primera vez que visité Londres llegamos a la Catedral de St Paul cuando estaba cerrada. El recuerdo es maravilloso... El detalle singular es que habiendo vivido muchos, muchos años en Londres, nunca la vi por dentro.

Era una noche de abril, probablemente había llovido antes y las luces le daban un aire místico. Al rato, quizás las nubes se habían corrido y aparecía una incipiente luna llena que le atribuía una majestuosidad mayor aún. Fue una noche singular, esas que quedarían para siempre en el recuerdo. Pero no pudimos entrar a la iglesia, si bien ese era el objetivo.

Con el paso del tiempo, y cual leyenda urbana, mi percepción de esa noche tal vez no sea exactamente igual a lo que haya ocurrido. Pero ya no hay forma de comprobarlo, y eso es lo mejor. 

Así pasaron los años... Nunca volví, o nunca quise volver, quién sabe. 

Claro está, y esto no quiere decir que no haya vuelto a ver St Paul's Cathedral literalmente hablando... Desde los puentes que cruzan el Támesis. Desde el otro lado del río, justamente frente a la Tate Modern. Es imposible no ver St Pauls si se recorre Londres. 

Anoche volví a verla, desde lejos, y pensé en esta historia. 'MI' historia con uno de los más icónicos edificios de Londres. Ahora incluso ya no sé si quiero verla por dentro algún día...

Vale una aclaración: la foto de St Paul's Cathedral que ilustra este articulo también es mía. 

¿Cuál es tu historia con los edificios de Londres?

Hasta la próxima. No te olvides de comentar y compartir si te gustó este post. 

Te puede interesar >> Directorio de Psicólogos en Londres

 

¿Querés recibir nuestra Newsletter?

 
© 2019 Sapo de otro pozo. Todos los derechos reservados. Designed By oscarflores.uk
Joomla Extensions